Los errores que cometes al desechar el aceite usado de cocina

Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay

Aunque todos hemos oído ya montones de veces que no debemos tirar el aceite usado de freír por el desagüe y que un litro de aceite puede contaminar hasta 1000 litros de agua, nos sigue asaltando la duda de cómo gestionar nuestros residuos de la mejor manera y acabamos cometiendo errores muy dañinos para el medioambiente. Pero, ¿cuáles son esos errores que cometemos?

Reutilizar el aceite muchas veces

La regla de las tres erres dice que antes de reciclar, hay que reducir y después reutilizar. Efectivamente, el aceite de freír puede reutilizarse, aunque como ya hemos explicado anteriormente, no es aconsejable hacerlo más de una vez, puesto que pierde propiedades y puede llegar a ser tóxico.

Tirar el aceite por el desagüe de la cocina

Efectivamente, esto ya se ha repetido hasta la saciedad. Pero la realidad es que sigue siendo por donde más veces tiramos nuestros restos de aceite usado.

Tirar el aceite usado por el retrete

Vale, es verdad que las aguas grises van por un lado y las negras por otro, pero al final todo va a parar al mismo sitio: el mar, en cuya superficie se forma una capa que impide que los rayos del sol penetren con normalidad y que dificulta la oxigenación del agua, deteriorando las condiciones de vida de la flora y fauna marina.

Tirar el aceite usado en botellas o botes de cristal al cubo marrón o gris de tapa naranja

Esto puede parecer una buena idea pero no lo es. Cuando las botellas o botes llegan a los vertederos y se someten a la presión del peso de los demás residuos es muy probable que se rompan y, de hacerlo, el aceite que hemos acumulado con paciencia acabará derramándose por el suelo y penetrando en el suelo, formando los denominados lixiviados. Las plantas de residuos deben tener una buena gestión de lixiviados, pero al igual que en tratamiento de aguas, el tratamiento de lixiviados se complica con los desechos más grasos.

Empapar el aceite de cocina usado en papel o pan y tirarlo a la basura

El problema es exactamente el mismo que en el caso anterior, aunque la cantidad sea menor.

Entonces… ¿qué hacemos?

Llegados a este punto ya sabemos lo que no debemos hacer. Solo nos falta aprender lo que sí debemos hacer con nuestro aceite de cocina usado: reciclar el aceite usado. Se recomienda esperar a que el aceite de freír se haya enfriado para verterlo en una botella con la ayuda de un embudo. Después podremos tirar el aceite en alguno de los puntos limpios de nuestra ciudad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies