Conoce el nuevo etiquetado por tipo de combustible

¿Dónde se colocarán las etiquetas? (Fuente AOP)

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos AOP ha elaborado un informe en el que resumen los cambios que ha sufrido el nuevo Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros (WLTP por sus siglas en inglés), que entró en vigor el pasado 1 de septiembre de 2018. Entre otros está el nuevo etiquetado para carburantes y vehículos.

La Directiva de la Unión Europea 2014/94/UE “afronta la necesidad de proporcionar un acceso más amplio en Europa a los ‘combustibles alternativos’ e incluye el requisito de que tanto los nuevos vehículos como los puntos de repostaje y recarga muestren etiquetas que permitan a los conductores seleccionar el combustible apropiado para su vehículo“. Para ello se ha elaborado un conjunto “único y armonizado” de etiquetas que deberán figurar en los manuales y en la proximidad del tapón de llenado o la tapa del depósito de combustible de los nuevos vehículos; en los aparatos surtidores y en sus boquereles de todas las estaciones de servicio de acceso público; así como en los concesionarios de vehículos.

Las etiquetas servirán para distinguir entre tipos de combustibles: gasolina, gasóleo y combustibles gaseosos.

Combustibles de tipo gasolina

El círculo en las etiquetas nos indica que se trata de un combustible de tipo gasolina.

La letra E se añade para indicar que el combustible puede contener un porcentaje de etanol y/u otros compuestos hidrogenados. ¿Qué porcentaje? Un máximo del indicado en los dígitos que siguen a la letra E. Así, un vehículo que venga marcado con la etiqueta E85 puede repostarse con una gasolina que tenga un máximo del 85% de etanol.

 

 

Combustibles de tipo diésel

El cuadrado en las etiquetas nos indica que se trata de un combustible de tipo diésel.

La “B” es una abreviatura para indicar que el gasóleo puede contener biodiésel en forma de éster metílico de ácidos grasos (FAME) hasta el porcentaje máximo que se indique en la respectiva etiqueta. Así, un vehículo que venga marcado con la etiqueta B10 puede repostarse con un diésel que tenga un máximo del 10% de biodiésel.

También se usa un cuadrado para el diésel XTL, un diésel parafínico fabricado a partir de material fósil o renovable que permite obtener por síntesis o hidrotratamiento, un combustible muy similar en composición al combustible diésel fósil tradicional.

Combustibles gaseosos

El rombo en las etiquetas nos indica que se trata de un combustible de tipo gaseoso.

En función de las letras contenidas en el rombo, podrá tratarse de combustible gaseoso de hidrógeno (H2), combustible gaseoso de gas natural comprimido (CNG), combustible gaseoso de gas licuado de petróleo (LPG) o combustible gaseoso de gas natural licuado (LNG).

 

 

 

La legislación exige las etiquetas solo para los nuevos vehículos comercializados por primera vez o matriculados a partir del 12 de octubre de 2018.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies