La Fórmula 1 se prepara para utilizar biocombustibles de segunda generación

Fuente: Pixabay

La Federación Internacional del Automóvil (FIA) empezará a utilizar biocombustibles de segunda generación a partir de 2021 en todos los coches de Fórmula 1. Esta medida forma parte de un ambicioso proyecto que pretende conseguir emisiones de carbono netas para 2030.

El departamento técnico de la propia FIA ha sido el responsable de la investigación, desarrollo y producción de un biocombustible a partir de residuos grasos y otros biorresiduos no destinados al consumo humano o animal. Los primeros barriles de este combustible ya han sido enviados a casas como Ferrari, Mercedes, Renault y Honda para la realización de pruebas en sus motores.

El presidente de la FIA, Jean Todt, “asume su responsabilidad de liderar el deporte del motor y la movilidad hacia un futuro con bajas emisiones de carbono para reducir los impactos ambientales de nuestras actividades y contribuir a un planeta más verde“.

El director general de la Fórmula 1, Ross Brawn, va un paso más allá cuando afirma que la prioridad de la F1 a nivel de sostenibilidad es “construir una hoja de ruta para el motor híbrido que reduzca las emisiones y tenga un beneficio real para los coches de la serie”. “Creemos que tenemos la oportunidad de hacer eso con un motor de próxima generación que combina tecnología híbrida con combustibles sostenibles”.