Cómo repostar más barato

Señal de carretera. Fuente: Pixabay

Este verano rellenar nuestro deposito de combustible nos saldrá de media un 20% más caro que el verano pasado. Los precios de los combustibles no paran de subir. En junio la gasolina alcanzó los niveles máximos alcanzados en noviembre de 2014. Una vez más, nos vemos afectados por lo que los economistas llaman “efecto pluma, efecto cohete“. Esto es que cuando los precios del petróleo bajan, los precios que paga el consumidor final descienden a la velocidad de una pluma. Sin embargo, cuando los precios de la materia prima suben, los precios finales lo hacen también, pero a velocidad de cohete. Y esto último es lo que está ocurriendo actualmente.

Para evitar una sangría mayor, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio entre febrero y junio para conocer el precio de venta de más de 10.000 gasolineras en todo el territorio nacional. Con esos datos, ha realizado un ranking con las cadenas de gasolinera más baratas donde poder repostar este verano.

Fuente: OCU

Son las cadenas BonÀrea, GM Oil, Gas Expres, Petroprix y E. Leclerc las que ofrecen los precios más competitivos, mientras Cepsa, Repsol, BP e IDS ofrecen los precios menos atractivos. Repostar en una u otra de estas cadenas puede suponer, según la OCU, un ahorro de hasta 250€ anuales. También advierte de la dificultad de conseguir este ahorro, ya que solo una de cada seis gasolineras ofrece precios baratos.

¿Cómo saber dónde repostar más barato?

Actualmente la aplicación de Google Maps ofrece los precios de la gasolina al introducir “gasolineras” en su buscador. De un vistazo podemos ver en nuestro trayecto qué gasolineras nos ofrecen los precios más convenientes. Una opción realmente sencilla para los que estamos acostumbrados a movernos con su GPS.

Otra opción es utilizar alguna de las herramientas que nos ofrecen las webs de la OCU o del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. En los dos casos podemos introducir una dirección de referencia o permitir que nos geolocalicen para después introducir un radio de búsqueda y un tipo de combustible. A partir de aquí, las aplicaciones nos informan de las gasolineras con mejores precios a las que podríamos acudir.